.

.

domingo, 28 de agosto de 2016

Limpia tu organismo


"detox"

Uno podría creer que esto es algo que solo hacen las estrellas de Hollywood cuando se hospedan en un lujoso spa; sin embargo, todos podemos hacer un detox para mejorar nuestra salud interna y nuestro aspecto físico.

Una desintoxicación elimina toxinas del medio ambiente y sustancias dañinas del cuerpo, y además repara los daños causados por una dieta poco sana. Una depuración de una o dos semanas también puede contribuir a reestablecer el equilibrio hormonal, a menudo alterado debido al estrés.


Hablando en general, ¿quiénes podrían aprovechar los beneficios de una desintoxicación? 
En principio, todos pueden hacerlo de vez en cuando. Pero se recomienda especialmente a las personas que presentan los siguientes síntomas:
Piel manchada
Aumento de peso
Cansancio
Dolores de cabeza
Problemas digestivos
Cambios de humor repentinos
Dolor en las articulaciones

Pero también es conveniente desintoxicar tu cuerpo periódicamente como una medida de prevención.

Aquí tienes el proceso de desintoxicación:

En realidad, el proceso empieza mucho tiempo antes de la depuración. Para empezar, hay que evitar alimentos que acidifiquen tu organismo. Estos incluyen harina, leche, café, té negro, queso, carne, alcohol, comida rápida y golosinas.

Dos días antes de comenzar con la desintoxicación, come únicamente frutas y verduras para facilitarle al estómago el proceso de digestión.





El primer día, hay que hacer una irrigación de colon mediante una hidroterapia de colon. Alternativamente, también puedes usar sales de magnesio para limpiar los intestinos. Durante este tiempo, solo debes consumir alimentos naturales. Y de beber, solo agua e infusiones herbales.

Por supuesto que hay ciertos alimentos que son especialmente eficaces para depurar aquellos órganos que son responsables de eliminar las toxinas del cuerpo.

Riñones

Una depuración centrada en los riñones se basa en el consumo de mucha fruta y batidos. Además, se recomienda comer perejil, col, jenjibre, cúrcuma y semillas de calabaza.


Intestinos

Para depurar los intestinos, incluso más rápido, y facilitar aun más el proceso de desintoxicación, debes incluir en tu dieta espinacas, coles de bruselas, ajos, chía, fruta, limones, vinagre de manzana, aguacates, brócolis y té verde.

Hígado

El hígado es el órgano depurador más importante del cuerpo, y solo tenemos uno. Por lo tanto, debemos tener cuidado de no forzarlo demasiado, por ejemplo, consumiendo alcohol con mucha frecuencia o en grandes cantidades. Para desintoxicar el hígado a fondo, debes consumir ajos, granadas, remolachas, zanahorias, té verde, hortalizas de hoja verde, aguacates, manzanas, quinua, trigo sarraceno, brócolis, limones, nueces, coles y cúrcuma.



Páncreas

Para poner el páncreas nuevamente en forma, deberías comenzar el día consumiendo limón, kiwi, piña o zumo de papaya. También es conveniente aumentar la cantidad de vegetales de hoja verde ricos en vitamina B. Además, las duchas calientes y los baños ayudan a reducir el estrés.

Para potenciar la desintoxicación aun más, puedes contratar un masaje depurativo, practicar algún tipo de yoga ligera, o relajarte en la sauna. Inténtalo por lo menos una vez. Tu cuerpo te lo agradecerá.